lunes, 15 de junio de 2020

Somos todo y somos nada. Contemplando el universo.


Las reflexiones que surgen de observar nuestro lugar en el universo pueden llevarnos a las conclusiones más opuestas. Puesto que somos un grano de arena en el inmenso mar del cosmos y, nuestro tiempo, apenas una fracción de segundo en comparación con la vida de las estrellas, algunos dirán que no es necesario preocuparse por la trascendencia de esta minúscula especie, ni intentar dar sentido a la existencia de una mota de polvo tan insignificante. Para este grupo de observadores, el "sentido" es un invento del ser humano para no deprimirse ante tanta pequeñez, una ilusión apenas, mientras que la verdad es que nuestra única ocupación realmente valiosa debe consistir en investigar nuestro funcionamiento físico y mental y nada más, así, cualesquier deseo de trascendencia no es más que una forma neurótica de negar la realidad. Otros, por el contrario, dirán a partir de la misma observación que esa evidencia es la prueba de que tenemos qué hacer algo importante con este milagro que somos ¿cómo es posible que, como afirmara Carl Sagan, surgiera consciencia de un simple trozo de carbono?, proseguirán los segundos,  entonces, con que es toda una aventura y un gran empeño hacer progresar esta especie perdida en el universo. Yo pienso que las dos conclusiones, combinadas, pueden enriquecernos infinitamente. Si puedo aceptar que soy apenas un accidente aleatorio entre infinitas combinaciones posibles, podré mantener regulada esta ansia de importancia personal y esta necesidad de ponerme por encima de otros seres humanos, o de animales, plantas y demás acompañantes, y si, al mismo tiempo, puedo aceptar el hecho fundamental de que la existencia consciente es un suceso que otorga importancia a la especie que la está descubriendo (la especie humana), eso me llevará a desear hacer algo valioso, por pequeño que sea, con este fenómeno llamado consciencia durante el segundo que estaré aquí, entonces el supuesto por algunos "caracter azaroso" de la vida humana no lo será tanto, por lo cual el mito se  habría expresado correctamente al decir que somos una creación inteligente que inteligentemente puede cuidarse y crecer. La conclusión de estos dos puntos de vista, integrados, será la misma de los antiguos alquimistas: que tenemos el deber de colaborar en terminar la obra de la creación mediante el desarrollo de la consciencia ("hacer alma", como le dicen algunos), a lo que podemos sumarle el saber (igualmente antiguo) de los pueblos indígenas alrededor del mundo: que ese deber solo puede llevarse a cabo en comunidad, cuidándonos los unos a los otros y al resto de creaturas vivientes en este punto minúsculo del universo.

Como lo muestra el sorprendente video que acompaña estas palabras, un video que nos lleva hasta el punto más lejano y nos devuelve al más íntimo, nuestra área de acción cubre muy poco (nuestros semejantes más cercanos y nuestro propio ser), pero si nos concentráramos tan sólo en ese "pequeño campo de acción", sería suficiente para una vida... de hecho así lo ha sido ya para muchas vidas en el planeta. Siguiendo ese camino quizás podríamos seguir trabajando en hacer consciencia del mal omnipresente en nuestra historia y construir cada vez mejores herramientas para trabajar con él, para comprender su lugar en nuestro mundo externo e interno, paliar sus efectos y, quién sabe hasta dónde llegaríamos en ese trabajo, hasta ahora sólo hay algunas puntadas, muy importantes pero aún incipientes (la forma en que nos tratamos y tratamos al planeta, parece dar cuenta de que es muy poco lo que sabemos de nuestra sombra). 

Así cambiará nuestro lugar en el universo en los próximos 50 añosFinalmente, al leer lo que he escrito aquí, también pienso que es demasiada racionalización de algo que sucede por naturaleza, es decir, parece haber un instinto natural a hacer algo con la vida, un movimiento hacia un propósito; lo extraño es que esto, a veces, no suceda y, de hecho, es un aspecto en el campo de estudio de las ciencias del alma.

Lisímaco Henao Henao.
150620

No hay comentarios:

Publicar un comentario