martes, 16 de mayo de 2017

Los Sueños: Ciclo de conferencias. Entrada Libre

No estamos trabajando con los sueños para alejarnos de la realidad, lo hacemos para imaginarla mejor.
Además de participar de un diálogo en torno a la psique y sus manifestaciones, también tendrás la oportunidad de conocer un libro con textos sobre la estructura de los sueños, su simbología, métodos para trabajar con el mundo onírico, mitos, sueños trabajados por Jung, poemas y pinturas del arte universal, además de páginas para escribir y personalizar el libro con tu propio material.

"El Libro Rojo de mis sueños". Precio del libro 60.000.oo


Estas son las fechas y horarios de los próximos encuentros. 
Entrada gratuita separando cupo en eventos@jungcolombia.com



lunes, 15 de mayo de 2017

Cursos 2017 Segundo semestre.

Estos son los cursos que estaré ofreciendo en Casa Jung Medellín. 

A continuación una información preliminar.

PREINSCRIPCIONES: eventos@jungcolombia.com


1. Los cursos comienzan en agosto y terminan en noviembre (un semestre universitario en Colombia). Son quincenales, con una duración de dos horas por sesión y ocho sesiones por semestre cada uno.

2. El costo es de 320.000 pesos por cada curso. 110 USD (envío por Western Union)

3. Todos los cursos tienen opción On Line, en vivo y en directo. No hay grabación.

4. Los cursos incluyen material escrito (documentos), videos y otros materiales alojados en la red.

5. El cupo se reserva mediante el pago. Se comenzarán a recibir pagos desde el 15 de Junio hasta el 15 de Julio.

6. El primero de junio estaré enviando información más detallada. Por ahora la siguiente:

- Un curso sobre los sueños, desde la perspectiva de los analistas Marie Louise Von franz y James Hillman (Analogías de estructura entre cuento popular, mito y sueño - Sueños individuales y sueños arquetípicos - Tipos de personalidad y sueños - Sueños e individuación - Análisis práctico de sueños).

- Un curso sobre las imágenes y los arquetipos presentes en el tarot (énfasis psicológico de las cartas, sus símbolos y los arquetipos que en ellas se expresan. No se trata de su caracter adivinatorio).

- Un curso sobre las profundas ideas de James Hillman vertidas en su libro "El Código del alma", el cual se podrá adquirir por 30.000 pesos en copia litográfica, para lo inscritos.

- Un grupo de estudios clínicos dirigido a terapeutas en ejercicio.

CERTIFICACIÓN DE LOS CURSOS

Los cursos reciben una certificación profesional por mi parte como psicólogo registrado en el Colegio Colombiano de Psicólogos, Docente universitario, Master en Psicología Analítica de la Sociedad Española de Psicología Analítica (SEPA), analista junguiano miembro de la International Association for Analytical Psychology (IAAP) y miembro y actual presidente de la Sociedad Colombiana de Analistas Junguianos (SCAJ). Esta certificación es válida como parte de la sustentación de estudios académicos en una eventual formación como analistas ante la IAAP o alguna sociedad miembro como lo es la SCAJ. Recomiendo indagar en tu institución si este certificado les es válido como capacitación (en el pasado algunas universidades de Medellín lo han validado).

domingo, 14 de mayo de 2017

Video: Los Sueños y un libro para tus sueños...


Atender al alma, particularmente a sus sueños, es "un juego de niños", se trata de la utilidad de lo inútil, de darle importancia a lo que parece no tenerla, de recoger caracolas y conchitas en las playas de la consciencia, para tratar de saber algo de un mar profundamente desconocido.

sábado, 13 de mayo de 2017

Términos psicológicos populares. Ayudan y perjudican


De cuándo en cuándo algún libro de éxito (serio o no), logra popularizar un término que se considera psicológico o que sirve para explicar algún fenómeno de la vida psíquica y social. Esto se debe a que todos tenemos una psicología y reflexionamos, mucho o poco, pero reflexionamos sobre esa psicología. Todos tenemos un mundo interior y un mundo de relaciones, así que hasta la persona más lega en psicología académica tiene ideas sobre la vida del alma y sus conflictos.
Por ejemplo, hace algunos años nos vimos invadidos por el término "zona de confort", su uso llegó a tal nivel que en algún momento alguien planteó la siguiente idea: "el término "zona de confort" se está convirtiendo en la zona de confort de algunos psicólogos cuando ya no saben qué hacer con un asunto, simplemente le explican al otro que está en una zona de confort".
Risible o no, el asunto es interesante, creo que estos términos populares le aportan a quienes no han estudiado psicología un lenguaje que puede servirles para dar cuenta de sus experiencias. No obstante ello comporta algún riesgo, por ejemplo, que todo se quede en la superficie de la explicación y no llegue hasta la comprensión real de lo que sucede; es lo que puede estar sucediendo con un término, o mejor una expresión, que hace carrera actualmente y según la cual existen "personas tóxicas" de las que hay qué alejarse. Creo que esa es prima hermana de esta otra: "vampiros psíquicos", dos expresiones que a la psicología académica no se le ocurriría utilizar, a menos que se refiera a una imagen arquetipal como la del vampiro en la cultura, pero ese es ya un tema al que no alcanza el popular uso.
Es cierto que uno no tiene porqué estar con cualquiera y que es importante aprender a diferenciarse de entornos agresivos o peligrosos pero, y he aquí el problema de estas dos últimas expresiones, también es cierto que lo inconsciente proyectado, la sombra psíquica, puede aparecer en esas personas difíciles, en encuentros que podrían ayudarnos a comprender nuestra propia toxicidad, esa que tendemos a ver más fácil en los demás. Por otro lado, es posible que estemos llamando "tóxico" o "vampiro" a quien símplemente ha construido un mundo de ideas y representaciones diferente al nuestro, con lo cual esos términos no nos están ayudando para comprender mejor el mundo sino para continuar en la destructiva labor de eliminar su mayor riqueza: la diversidad. A esto último se refiere la imagen que pongo acá (ofrezco excusas por la falta de créditos de la imagen y de su texto, ya que me ha sido imposible saber de la autoría).
Lisímaco Henao H.
Mayo 19 de 2017


viernes, 12 de mayo de 2017

¿Para qué Maestros? (En el día del maestro)

Un monje zen y su aprendiz se disponían a cruzar un caudaloso río, de repente vieron que, un poco más abajo, una mujer intentaba encontrar un sitio seguro para hacerlo. El maestro ofreció a la mujer llevarla en brazos y ella, agradecida, aceptó. Cruzaron el río y, aunque debido al caudal y a un que otro tropiezo se mojaron completamente, pasaron sanos y salvos al otro lado. Maestro y aprendiz se despidieron de la agradecida mujer y continuaron su camino, sin embargo, varias leguas después, el hombre mayor percibió que el más joven no dejaba de murmurar algo entre dientes, así que le interrogó. El Aprendiz le dijo "maestro, con todo respeto estoy indignado, ¿no hicimos acaso votos de castidad y pureza? usted sin embargo tocó a esa mujer y la siguió cargando a pesar de que en el paso sus vestidos se mojaron y su cuerpo se traslucía completamente". Ante estas palabras el maestro replicó: "Es cierto mi querido aprendiz, pero yo me despedí de esa mujer hace varias leguas y tu, en cambio, todavía la vienes cargando". (Un antiguo cuento Zen. Mi versión).

Alguna vez una amiga de estas redes escribía que ella no seguía a ningún autor o maestro y que buscaba sola su camino, y otro amigo afirmaba que eso de "certificarse" en un saber era equivocar la misión vital. Lo cierto es que la imagen del par maestro-alumno ha acompañado a la humanidad desde los tiempos más antiguos de los que se tenga noticia. En occidente es Grecia quien nos da la imagen más refinada: un maestro y un alumno unidos por el dios Eros, lo cual denotaba la unión entre ellos y el amor por el conocimiento que estaban construyendo; por parte de Oriente se nos ha legado la larga tradición de formación entre maestro e iniciado, de la cual tenemos hermosos relatos como el que da inicio a esta nota.
Es probable que muchos conocimientos "objetivos" (aunque soy de los que duda mucho de cualquier forma de objetividad), puedan adquirirse en la soledad de la lectura, pero en lo que se refiere a la formación humana, es decir, a los procesos que van más allá de una mera adquisición de conocimientos y que tocan con la transformación del ser humano debido a la interiorización de los mismos, es completamente indispensable la presencia de un otro que ha caminado un poco más que nosotros. Incluso quien está en la soledad de la lectura ¡está con un maestro!, pero si quiere avanzar en el camino, en algún momento necesitará esa presencia viva que contrasta, que comenta y que ama lo que se va dando en ese proceso (además ya hemos comprobado suficientes veces que aprender los conceptos de manera autodidacta, sólo por la lectura, suele dar con tremendas confusiones).
El par Maestro-Aprendiz, es entonces el par principal de la transformación de todo lo humano, es el motor de la cultura y de la vida social y es el fundamento de un aprendizaje que no se quede en la mera acumulación de datos. En esta perspectiva la "educación" es sobretodo un proceso de "transformación personal", dado mediante un intercambio no sólo de saberes y experiencias, sino también de emociones profundas a las que se les presta atención como vitalidad del alma. Debido a ello todas las corrientes psicológicas inspiradas en el psicoanálisis, exigen que este par esté activo durante toda la vida de los que aspiran a ser terapeutas o analistas, con mayor énfasis en los primeros años del proceso de formación. En este aspecto cabe recalcar que cuando el proceso logra llegar a gran profundidad los roles parecen invertirse, o mejor, comienzan a intercambiarse dinámicamente, de tal manera se evita que todo el asunto se base en una relación de poder (por lo menos en el ámbito junguiano a esto se le da una gran importancia).
Lo que acabo de escribir es válido para la formación regulada institucionalmente, ¡pero claro!, encontramos muchos maestros y maestras en la vida a quienes no les damos ese título "oficial", comenzando con nuestros padres y desde allí hacia todas las relaciones significativas de nuestra vida; pero como dije alguna vez, aunque la vida es una maestra, su maestría depende también de que encuentre aprendices dispuestos a escuchar el mensaje, en otras palabras, toda persona con quien entramos en contacto puede estar ahí para ser nuestra maestra pero ¿podemos verlo así? ¿lo permiten nuestra complejidad? ¿podemos realmente admitir que, por ejemplo, una pareja con la que sufrimos mucho al final estuvo allí para enseñarnos algo? ¿que una relación difícil o imposible es "maestra"?. De ello depende que sí exista la tal "maestra vida".
He reconocido siempre a los maestros, desde aquella primera profesora que me enseñaba las vocales y las consonantes cantando y bailando ("La señorita Doña Nubia"), hasta los que tengo ahora como compañeros de viaje en la formación en psicología analítica (una formación interminable pues se dirige a la vida, que no deja de movernos con sus misterios), pasando por esa gran cantidad de mujeres y hombres a quienes he acudido tocado por su pasión por enseñar y formar.
Algunos de mis maestras y maestros (en orden de aparición): Nubia Gutierrez, Flavio Rivera, el Padre Caicedo, Marta Cecilia Vélez, Julián Aguilar, Leonor RestrepoPere SeguraRicardo Carretero Gramage, Eduardo Carvallo, Gonzalo Himiob, Magaly Villalobos, Margarita Mendez, Pablo Raydan.
Algunos de los indirectos (en orden de aparición): Jesús de Nazareth, Gabriel García Márquez, Joan Manuel Serrat, Silvio Rodriguez, Pablo Neruda, Jorge Luis Borges, Jiddu Krishnamurti, Salvador Dalí, Sigmund Freud, Carl Gustav Jung, James Hillman, Ingman Bergman, Adolf Guggembhul-Craig, Murray Stein, Rafael López-Pedraza.
Lisímaco Henao Henao. 
15 de mayo de 2017

IMAGEN: Esa bella representación no se ya cómo llegó a Casa Jung pero es precisa para lo que nos inspira: la formación. La tengo puesta en lo más alto de la galería de grandes imágenes del mundo.

La imagen puede contener: una o varias personas

jueves, 11 de mayo de 2017

El arquetipo de La Madre y la madre personal, "lo materno" y lo femenino. (Fragmento)

El hecho de que La Madre sea un arquetipo, garantiza que la experiencia de lo materno nos sea asequible a hombres y mujeres en todo tiempo y lugar, con sus luces y sus sombras. Pero si además tuvimos una madre (una figura materna) que hizo gala de sus luces y luchó con sus propias sombras, tenemos una buena posibilidad de que eso materno dentro de nosotros nos siga cuidando y permitiendo las más grandes experiencias, aún después de su partida. Una madre así puede enseñarnos tolerancia frente a lo sombrío de la existencia y una actitud positiva frente al hecho de ser humanos, aún en medio de las complejidades que entraña estar en el cuerpo, la época, el lugar geográfico y la cultura que nos tocó. Esto es, además, fundamental a la hora de no idealizar a la madre personal, lo cual suele ser tan dañino para ella como para los hijos mismos.
Una actitud materna así aprendida, es importantisima a la hora de buscar soluciones creativas y transformaciones de la realidad. Una madre interior como esta puede colaborar con lo paterno que, entonces, podrá actuar activamente estableciendo límites no tiránicos sobre la propia vida y la de los demás.
Para quienes han tenido una madre que, debido a sus propias complejidades humanas, vivenció el cuidado y el sostenimiento más desde sus sombras (sus propias carencias y limitaciones), el trabajo que les espera es la redención de lo materno por la vía de la aceptación de esa humanidad de la madre y la conexión con madres sustitutas (estas siempre aparecen aunque el complejo no permita verlas). Pero además, en estos casos, el papel del arquetipo materno como generador de imágenes colectivas sobre La Madre es fundamental.
Existen también casos particulares en los que la madre personal pudo ser percibida de manera muy negativa, a pesar de no ser ella especialmente sombría, esto se debe a que otros complejos pueden llegar a "contaminar" el aspecto positivo del complejo materno.
La madre personal es, además, en nuestra historia personal, la primera imagen que percibimos del arquetipo del Anima (el aspecto femenino del alma), la cual se irá separando paulatinamente de las imágenes maternas para poder proyectarse sobre las mujeres y lo femenino en general. Esta separación, no obstante, se da en grados diversos según ciertas vivencias personales, por ello no es raro que un hombre o una mujer proyecten continuamente a su madre en sus parejas, lo cual no deja de ser problemático pues genera expectativas sobre el otro, expectativas que este quizás no desee, no pueda o no tenga porqué cumplir.
Lisímaco Henao H. 
Fragmento de mi libro "Ego y Alma: en torno a una relación compleja", en preparación.

Lecturas recomendadas: 
C. G. Jung. "Arquetipos e Inconsciente Colectivo".
Clarissa Pinkola Estés. "Mujeres que corren con lobos" (el capítulo sobre el cuento del patito feo).

La imagen puede contener: flor, planta y naturaleza

jueves, 4 de mayo de 2017

El Principito. Noticias del cineforo, el taller y el complejo del "Niño Eterno"


¿Qué hay dentro de una caja con tres perforaciones en un costado?
Quienes han leído esta bella obra saben lo que contiene: el cordero que siempre deseó el principito. Visto simbólicamente, dentro de esa caja podemos ver todo aquello que un niño desea, es decir, todo lo que deseamos de niños y no pudimos tener, aquello que quizás, ahora, podemos darnos.
Llevé dos de estas cajas mágicas y, después de la película, invité a los presentes a mirar dentro. Una niña levantó la mano y dijo que veía algo de lo que quería ser cuando grande, a raíz de lo cual afirmé: "¡bien!, veo que, en esa caja, los niños ven el futuro y los adultos el pasado". Sobresalió la participación de los niños durante el conversatorio, como siempre mucho más arriesgados que los adultos al momento de tomar la palabra.
Muchas personas se atrevieron a mirar dentro de la caja, la mayoría alcanzó a ver su propio cordero anhelado. Así discurrió el cineforo del pasado sábado (es el último sábado de cada mes). En cuanto a la película, esta es la síntesis de mi comentario:
"Marie-Louise Von Franz escribió en su libro "El Puer Aeternus", que el principito representaba las vivencias del autor Antoine de Saint Exupéry, quien al parecer se resistía a crecer y a aceptar el mundo adulto, debido a una gran desconfianza con respecto a lo que los adultos solían hacer con el mundo. Estos sentimientos y las conductas que desencadenan, conforman lo que Jung y Von Franz denominan el complejo del puer aeternus (el niño eterno) y está relacionado con lo que otros autores nombran como "complejo de Peter Pan". De Saint Exupéry murió a la edad de 44 años en un accidente aéreo, fue un pionero de la aviación postal y, según Von Franz, en su vida se puede rastrear el mencionado rechazo. Además, continúa la autora de "El Puer Aeternus", las personas que viven a través de este complejo suelen buscar constantemente experiencias extremas, como un modo de no concretar una vida que les parece aburrida y sin embargo, inconscientemente, están siendo llamados precisamente a la gran concreción: la muerte (según ella, muchas de estas personas se dedican a la aviación o a deportes extremos relacionados con la altura, lo que les permite alejarse constantemente de la tierra, en otras palabras, les ayuda a "no poner los pies en la tierra"). Recordemos al respecto de estas últimas ideas, que el principito es, en realidad, un suicida: él pide a la serpiente que corte su vida en la tierra. El otro dato importante es que "El principito" comienza con una declaración del autor acerca de la incomprensión en la que se sintió: enseña a todo el mundo su dibujo de una boa tragándose a un elefante y nadie lo entiende.
La película nos muestra a un de Saint Exupéry anciano y feliz (es decir, no murió en la mitad de su vida), contando a una pequeña niña sus vivencias con el principito. En mi opinión Marie Louise Von Franz estaría feliz con esta película pues nos muestra el complejo del niño eterno resuelto ¿Y cómo logró este viejo resolver su conflicto?, la película nos da una respuesta: creciendo, pero sin olvidar al niño: "Crecer no es el problema, el problema es olvidar". En definitiva, es válido que uno tema volverse un adulto, si eso implica las estupideces e incoherencias que este mundo ofrece, pero eso no elimina la posibilidad de que existan otras formas de crecer y, por lo tanto, otro tipo de adultez; en la película esto es elaborado mediante el contraste entre la madre de la niña y el viejo aviador."
Como siempre, muy agradecido con todos los asistentes, grandes y chicos, y con mis amigos de la Biblioteca EPM, Ladis FriasDiego Alejandro Ruiz Gómez y todo el resto del equipo.
Aquí el registro fotográfico cedido por la biblioteca.

La imagen puede contener: calzado y noche

La imagen puede contener: una o varias personas

La imagen puede contener: una o varias personas

La imagen puede contener: una o varias personas, personas sentadas y multitud

La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas y personas de pie